NOTICIAS / Opinión

Construyendo una cultura de bienestar Universitario

Yael Weinstein, Psicologa y coordinadora del equipo de salud mental de la DSE, entrega su visión sobre el abordaje del tema en nuestra universidad.

La depresión es una alteración del estado de ánimo que, según la OMS, se caracteriza por una tristeza persistente y una falta de interés o placer en actividades que previamente eran gratificantes y placenteras¹.

Esta condición, así como los trastornos mentales conexos, pueden tener un profundo efecto en todos los aspectos de la vida, en particular en el rendimiento académico, la productividad en el trabajo, las relaciones familiares y sociales y la capacidad de participación comunitaria.

En este contexto, es que nos convoca a preguntarnos ¿Cuánto está afectando específicamente a nuestros estudiantes universitarios?

En un estudio publicado por Instituto Milenio para la Investigación en Depresión y Personalidad² mostró que las mujeres estudiantes exhiben mayores síntomas de depresión, y que los niveles de depresión entre los estudiantes no varían según institución de pertenencia, edad o nivel socioeconómico. Al mismo tiempo, un estudio de Barrera y Vinet³ refiere que las tasas de trastornos depresivos reportadas en estudiantes universitarios a nivel nacional e internacional tienden a ser elevadas en comparación con la población general.

Lo expuesto nos permite asegurar que nuestros estudiantes universitarios son un grupo de alto riesgo y es por esto que, como dirección de salud, nos vemos empujados a asumir un gran compromiso con la salud mental de las y los estudiantes, trabajando fuertemente en aumentar e innovar la oferta de actividades de promoción, prevención y atención de salud mental de la Universidad de Chile.

Hablamos de un período de la vida caracterizado por el cambio de etapa evolutiva, dando paso a la llamada adultez emergente⁴, un periodo de exploración vital para la construcción de una identidad personal. El aumento de la exigencia académica y la presión de rendimiento en comparación a la etapa escolar, se suman al cambio del escenario social y la exigencia de establecer un grupo de pares que haga de la experiencia universitaria algo significativo. Junto a esto, no podemos desconocer la realidad del país y la dificultad que existe para poder disponer de atención profesional de salud mental en forma oportuna.

La buena noticia es que el mismo estudio del MIDAP mostró que mientras mayor es el nivel de bienestar psicológico de los estudiantes, menor el nivel de sintomatología depresiva. Esto nos marca los lineamientos de cómo poder enfrentar el desafío de la salud mental universitaria. Según una investigación publicada en la revista médica de chile en 2019⁵ , los factores más relevantes para fomentar el bienestar fueron la autonomía, las relaciones positivas con otros, y el propósito de vida. Entendiendo esto, el gran desafío que se nos plantea a continuación es cómo generar espacios educativos concordantes con el desarrollo de estos puntos y que estén plasmados transversalmente dentro del proceso de aprendizaje.

En este sentido es que se vuelven de vital importancia la discusión en comunidad en temas como el logro de un estilo de vida que provea bienestar en concordancia con el estudio y el rendimiento, la promoción espacios que sean de encuentro con los otros fomentando iniciativas de participación estudiantil y planes de estudios actualizados a los tiempos que corren, que contribuyan a generar sentido con el futuro quehacer. 

Creo que nuestro camino debe ser el comprometernos con estos ejes de desarrollo, no solo como equipos psicosociales de apoyo para los estudiantes, sino que debemos imprimir estos énfasis en toda la experiencia universitaria durante sus diversas etapas, para lograr construir una comunidad educativa que cultive el bienestar y la salud de los estudiantes, y contribuir a una sociedad que permita a las personas desarrollar todo su potencial de una forma saludable.

Fuentes:

1.-OMS, https://www.who.int/es/health-topics/la-d%C3%A9pression#tab=tab_3

2.- MIDAP, FONDECYT Regular 1150166

3.-Barrera-Herrera A, Vinet E. Adultez emergente y características culturales de la etapa en universitarios chilenos. Ter Psicol 2017; 35 (1): 47-56.

4.-Arnett JJ. Emerging adulthood. A theory of development from the late teens through the twenties. Am Psychol 2000

5.- Revista médica de. Chile vol.147 no.5, Santiago mayo 2019.

Autor/a

Yael Weinstein

Psicóloga – Coordinadora salud mental DSE

NOTICIAS / Actualidad

Quinta Feria de Salud Eloísa Díaz logró gran convocatoria en dos días de actividades 

Testeo rápido de VIH, presión arterial, ejercicios para la buena postura y actividades como yoga y pesas fueron parte de las intervenciones. Más de 50 organizaciones atrajeron la atención de la comunidad de estudiantes.

Durante las jornadas del 16 y 17 de noviembre se llevó a cabo la quinta versión de la Feria de Salud Campus Eloísa Díaz. La actividad fue organizada por la Dirección de Salud Estudiantil en conjunto con las facultades de Medicina, Odontología y Cs. Químicas y Farmacéuticas, involucrando a estudiantes de distintas carreras en la realización de intervenciones con un enfoque preventivo y promocional de la salud. 

La logística y organización de ambos días estuvo a cargo de las alumnas que participaron del CFG asociado a la feria. El jueves 16 dio inicio a la instancia con puestos distribuidos en los distintos espacios de la Facultad de Medicina, dando vida a cada patio y pasillo con la presencia de organizaciones de la universidad y externas. Testeo rápido de VIH, donación de sangre y células madre, acupuntura, talleres deportivos y una intervención de estudiantes de danza fueron parte de las intervenciones que llamaron la atención de la comunidad. 

Hacia el final de la jornada y acompañados por algunas autoridades de las facultades involucradas, la Prof. Ivonne Ahlers, directora de salud estudiantil, realizó el recorrido oficial de la feria junto a la Prof. Irene Morales, Decana de la Facultad de Odontología, el Prof. Pablo Richter, Decano de la Facultad de Cs. Químicas y Farmacéuticas, y el Prof. Juan Pablo Torres, Vicedecano de la Facultad de Medicina. 

Además de conversar con los y las expositores/as, valoraron la realización de la instancia como un paso para seguir trabajando en conjuntos en búsqueda de aportar al bienestar estudiantil.

Te invitamos a revisar el video de la primera jornada: 

https://www.youtube.com/watch?v=8wcazTfNge4&ab_channel=VAECUChile

Segunda jornada

El viernes 17 fue el turno de llevar las actividades a la facultad de Odontología y Cs. Químicas y Farmacéuticas, donde la interacción fue nuevamente el principal atractivo. Ajedrez, un jenga gigante, el taller de reparación de sillas de ruedas, los concursos de La U Invita, musicoterapia y la Clínica Integrativa en Alivio del Dolor y Sueño (Ciads) fueron parte de la oferta del segundo día. 

El puesto con los profesionales de SEMDA ocupó un lugar central en el patio, teniendo material e información para educar sobre salud sexual y reproductiva, nutrición, salud dental y enfermería. Además, se integraron intervenciones de la mano del recientemente formado equipo de pares promotores de salud mental.

Mientras realizaba sesiones de acupuntura para el tratamiento del dolor, el Dr. Juan Carlos Salinas, director de Ciads, explicó que “me parece fundamental que estudiantes de carreras de la salud sepan sobre este tipo de terapias complementarias, sobre todo cuando se ofrecen en distintos centros y son reguladas por el Minsal”. Sobre la feria de salud agregó que “hacer este trabajo en conjunto es fundamental. No es solo una experiencia interfacultad, sino que también multidisciplinaria, que además nos permite que los estudiantes tengan la experiencia de la atención”. 

Mario Inostrosa, parte del equipo Comunidad Saludable de la DSE y organizador de esta versión de la feria, así como de las anteriores, fue el encargado de hacer entrega del diploma de reconocimiento para las organizaciones participantes. Además, varias de ellas comprometieron su participación en las actividades que se realizan durante el año 2024 en los otros campus de nuestra universidad. 

Como balance, en total se realizaron 90 intervenciones entre ambas jornadas, llegando a alrededor de 1200 personas que visitaron la feria. Esto supone un éxito el la planificación de la DSE para llevar este tipo de actividades a estudiantes de distintos territorios.

NOTICIAS / Actualidad

V Feria de Salud Eloísa Díaz alista los últimos detalles para su realización

El evento contará con más de 50 expositores y 100 actividades enfocadas en la promoción y prevención en salud desde distintas miradas. Será abierto para toda la comunidad de la Universidad de Chile y marcará el cierre del ciclo 2023 de Ferias Comunidad Saludable de la DSE.

“Salud Mental y Bienestar” es el lema bajo el que se realizará una nueva versión de la Feria de Salud Eloísa Díaz. Distintos grupos y organizaciones estudiantiles, institucionales y externas se reunirán durante las dos jornadas organizadas por el equipo Comunidad Saludable de la Dirección de Salud Estudiantil (DSE) en conjunto con las facultades del Campus y el equipo de estudiantes del CFG asociado. 

Exámenes preventivos, charlas y exposiciones en salud, stands informativos y actividades culturales, entre otras, son parte de las acciones que se realizarán desde las 12:00 horas de este jueves 16 en la Facultad de Medicina y el viernes 17 en las facultades de Odontología y Química y Farmacia.

Haciendo salud en comunidad

Con el objetivo de crecer hacia un abordaje integral de la salud en la comunidad de la U. de Chile, se busca que la quinta versión de la Feria Eloísa Díaz sea un espacio de encuentro en torno a distintas temáticas y expresiones del autocuidado en el espacio universitario. 

“Hemos planificado distintas actividades que abarcan desde la salud mental, sexual, bucal, nutrición, medicina tradicional y complementaria, deporte, etc. Es decir, desde todos los enfoques que pueden estar involucrados en el bienestar integral de las personas”, declara Mario Inostrosa, encargado de ferias en la DSE. 

La actividad, que contará con la presencia de distintas autoridades del campus e institucionales, es también la culminación del plan propuesto por la DSE para visitar los distintos territorios durante el año, llevando intervenciones en salud, consejerías e información sobre los recursos de apoyo disponibles para los y las estudiantes. Esto ha permitido fortalecer vínculos con equipos locales, identificar necesidades y acercar la educación en salud a la comunidad.

Feria de Salud FAU

Sobre esto comenta Diego Cifuentes, Subdirector de asuntos estudiantiles de la Facultad de Medicina: “Esta feria no es solo del Campus Eloísa Díaz, sino que también funciona como cierre de año para las actividades de la Dirección de salud. Es un evento de la universidad que demuestra que, como institución, estamos mirando la salud de manera integral”. A esto agrega: “Invitamos a toda la comunidad a acercarse al campus e involucrarse en las actividades propuestas”. 

Divididas en ambos días, durante el evento estarán presentes distintas organizaciones que han colaborado durante las actividades del año y otras que se suman para la instancia. Por ejemplo, este año se contará con la inédita participación del Hospital Clínico de la Universidad de Chile como expositor. Además, habrá testeo rápido de VIH en manos del grupo CHAIR, un módulo de donación de sangre, clases de yoga y distintos talleres educativos.

Estudiantes involucrados en su bienestar

Promoviendo la participación estudiantil en el desarrollo de este tipo de instancias, por segundo año consecutivo la feria contó con un Curso de Formación General (CFG) asociado. “Voluntariado Feria de Salud” permitió formar un grupo de estudiantes de distintas carreras de la salud que se involucró en las labores de gestión, logística y difusión previas, teniendo a cargo también la organización de los distintos sectores durante el evento y la evaluación del mismo.

“El fin de este CFG fue reclutar estudiantes de distintas carreras para que ayudaran con la feria, otorgándoles un aprendizaje no tan académico, sino que en la línea involucrarse en organizar un evento de salud para la comunidad, con todo lo que eso implica” comenta Cifuentes. “Aquí despliegan habilidades blandas, cosas que no se pasan en las salas de clases. Este año ha sido un grupo operativo donde se dieron muchas ideas y, si bien tiene una retribución académica, tiene ese sentido de todos trabajando por algo, no tan jerárquico y donde el grupo adquiere el sentido de las actividades de promoción y prevención” agrega. 

Acompañados por Cifuentes e Inostrosa, quién además es docente del curso, el pasado viernes el grupo realizó la última visita técnica antes de la actividad. En medio del recorrido por las distintas locaciones en que estarán los expositores, Luna Cabezas, miembro del curso y estudiante de primer año de enfermería, comentó que “ha sido una gran experiencia el trabajo con profesores y alumnos, que tomen tanto en cuenta nuestra opinión a la hora de organizar, de contactarnos con organizaciones internas y externas”. Complementa diciendo que “la interacción con las personas ha sido de lo mejor del CFG: aprender a trabajar con público y prepararse para responder a un evento que no será solo tomar un folleto e irse, sino que tendrá actividades que llaman a los estudiantes, cómo será el módulo de realidad virtual, puestos didácticos y premios”.

Por su parte, Denise Brito, estudiante de segundo año de fonoaudiología y también parte del CFG, comenta que “es un trabajo colaborativo e integrativo con todas las carreras de la facultad, lo que permite que nos conozcamos y trabajemos en conjunto. Además, la posibilidad de realizar una feria de salud donde convergen distintas áreas nos permite poder complementar nuestra atención integral y nos ayuda en la formación profesional”. La estudiante también expresa que “es valioso lograr reunir tantos expositores que entregarán nociones de promoción y prevención desde las miradas de las distintas carreras y especialidades, incentivar el autocuidado, y poder integrar todas las áreas de la salud”.

Te invitamos a revisar los datos del evento aquí

Además, puedes revisar el detalle del mapa y las organizaciones asistentes aquí:

NOTICIAS / Actualidad

“Conciencia Saludable”: Dirección de Salud presenta nuevo sitio universitario dedicado a la salud mental

En Casa Central se realizó el lanzamiento de esta plataforma de la Universidad de Chile que entregará orientación y permitirá acceder a los servicios universitarios de salud en un solo click. El sitio agrupará todos los contenidos relacionados al bienestar mental y las redes de apoyo disponibles.

“Es necesario fomentar una cultura de cuidado y bienestar mental, proporcionando información y recursos que ayuden a los estudiantes a fortalecer sus habilidades emocionales y a adoptar prácticas saludables para el autocuidado”, con estas palabras la vicerrectora de Asuntos Estudiantiles y Comunitarios, Josiane Bonnefoy, explicó la importancia de abordar la salud mental en la Universidad en el contexto del lanzamiento de la nueva plataforma “Conciencia Saludable”, realizado en el Salón de Honor y con la presencia de autoridades, académicos, funcionarios, y miembros de la comunidad universitaria.  

Este sitio web es un proyecto de largo aliento que nació a partir de una campaña realizada durante la pandemia por la Vicerrectoría de Asuntos Estudiantiles y Comunitarios (VAEC), en la que se hacía hincapié en el bienestar de la comunidad durante las cuarentenas. Debido al éxito de la iniciativa se avanzó a una plataforma web institucional. Su diseño y desarrollo estuvo a cargo del equipo de Comunidad Saludable de la Dirección de Salud Estudiantil, en colaboración con distintos actores de la comunidad universitaria y externos.

Respecto a la importancia de este nuevo espacio, Ivonne Ahlers, directora de Salud Estudiantil señaló que “hoy una de las más grandes demandas de nuestros estudiantes es atención en salud mental, que se ha duplicado respecto a años anteriores. Hay factores como sobrecarga académica, soledad, problemas económicos, miedo a perder la gratuidad, entre otros, que impulsan los problemas de salud mental”.

En tanto la rectora, Rosa Devés, reflexionó sobre el cuidado de este aspecto al interior de la Universidad. “No es obvio que tantas personas de distintos estamentos, con distintas formaciones y distintas responsabilidades contribuyan a algo tan necesario como proteger la salud mental. La protección me parece algo muy importante, algo tan vinculado al cuidado, que asumimos todos desde el punto de vista institucional y también personal”, dijo.

La máxima autoridad universitaria agregó que, a nivel mundial, “las distintas universidades se preguntan hoy día cómo formar mejor, de una manera más humanizada, de una manera donde las personas estén al centro. Las personas, no el estudiante en cuanto a aprendiz, sino que el estudiante en cuanto a alguien que tenemos responsabilidad de formar integralmente”.

En el panel participaron Yael Weinstein, coordinadora de Salud Mental de la DSE; Catalina González, secretaria de bienestar de la FECh; Antonio Salinas, coordinador de la Red de Salud Digital de Universidades del Estado (RSDUE); y Gonzalo Soto, Secretario Regional Ministerial de Salud de la RM.

Necesidades universitarias

Durante el lanzamiento se realizó un panel de conversación en el que se abordaron los requerimientos para la promoción y prevención en salud mental universitaria. Yael Weinstein, coordinadora de salud mental de la DSE, estuvo a cargo de la moderación y señaló que “la adultez emergente es un periodo crítico que tiene una alta prevalencia en problemas de salud mental y por lo tanto se requieren medidas para abordar este tema”.

Catalina González, secretaria de bienestar de la FECh, comentó la situación de la salud mental de estudiantes a nivel nacional. Además, destacó que “por medio de la consulta realizada por la Federación, la mayoría de estudiantes de la Universidad de Chile destacó que, aún teniendo mayor disponibilidad de profesionales para la atención de salud mental, son necesarias iniciativas de prevención e información como esta plataforma”.  

En el panel también participaron Antonio Salinas, coordinador de la Red de Salud Digital de Universidades del Estado (RSDUE) y Gonzalo Soto, Secretario Regional Ministerial de Salud de la RM,  quienes valoraron el aporte de la iniciativa como una plataforma que orienta la acción de los estudiantes en la búsqueda de información y ayuda en salud mental,disminuyendo las barreras de acceso, uno de los principales desafíos a enfrentar.

La rectora, Rosa Devés, reflexionó sobre la protección de la salud mental.

Contenido y orientación

 

Conciencia Saludable cuenta con diversos contenidos relacionados con psicoeducación, noticias, entrevistas, actividades y canales de ayuda, entre otros.

Irma Ahumada, encargada de contenidos de la plataforma, explicó que durante el desarrollo de la plataforma se realizó una encuesta con 1.300 estudiantes para consultar qué esperaban encontrar en este sitio web, además se realizaron entrevistas con grupos focales para recibir feedback de los propios usuarios. “Esta es una plataforma viva que requiere de la colaboración de todas las unidades. Uno de nuestros desafíos es también contar con la participación de estudiantes para hacer de esta plataforma un verdadero espacio de cuidado para la comunidad universitaria” declaró.

El sitio ya está disponible en  su versión móvil y de escritorio en la dirección www.concienciasaludable.cl  

NOTICIAS / Actualidad

Conciencia Saludable: la plataforma de psicoeducación de la U. de Chile tiene fecha de lanzamiento

El sitio web forma parte del plan institucional para abordar de manera integral la salud mental de la comunidad universitaria. Contará con la colaboración de profesionales multidisciplinarios y distintas unidades académicas.

El próximo viernes 3 de noviembre se realizará la ceremonia de lanzamiento de Conciencia Saludable, sitio web de psicoeducación de la Universidad de Chile. El evento tendrá lugar en el Salón de Honor de la Casa Central de la universidad y será transmitido en vivo por el canal de youtube institucional.

Junto al lanzamiento oficial, el sitio estará habilitado desde el mediodía de dicha jornada, poniendo a disposición de la comunidad diversos recursos de carácter educativo e informativo en distintos formatos, buscando ser un aporte al bienestar y fomentar el autocuidado del estudiantado, en tiempos donde la salud mental es una prioridad.

Promoción y prevención en salud mental 

Desde su nacimiento como campaña comunicacional, se han involucrado en el proyecto distintas direcciones y organismos de la universidad, así como externos, formando una red multidisciplinaria para la creación y difusión de contenidos. La propuesta inicial buscaba explicar conceptos de forma amigable y entregar consejos para aplicar en el día a día, mediante cápsulas audiovisuales y actividades online, sobre todo durante la pandemia y cuarentenas del covid-19.

Hoy Conciencia Saludable se materializa como sitio web gracias al trabajo del equipo Comunidad Saludable de la Dirección de Salud Estudiantil (DSE), con el apoyo de la Vicerrectoría de Asuntos Estudiantiles y Comunitarios (VAEC). 

La plataforma es parte del modelo de atención escalonada propuesto por la DSE. Sobre esto explica Irma Ahumada, psicóloga comunitaria de la dirección y encargada del equipo de desarrollo del sitio: “Conciencia Saludable es una herramienta digital que busca fortalecer el sistema institucional de abordaje integral de la salud mental estudiantil. Esto implica no sólo focalizarse en la atención, sino que además se fortalezca la promoción y prevención en salud mental”.

“El foco y aporte de esta web está puesto en promover el cuidado del bienestar y prevenir los problemas de salud mental, acercando a las y los estudiantes la información sobre cómo cuidarse, combatir el estigma que aún existe en esta temática y ofrecer orientación de cuándo y dónde pedir ayuda” agrega Ahumada. 

Distintos recursos para el autocuidado

La web contará con pestañas que ofrecen contenido diverso. Quienes accedan a www.concienciasaludable.cl podrán encontrar contenido educativo sobre bienestar y salud mental, el que busca ayudar a la comprensión de estos fenómenos y al fomento del autocuidado. Además, habrá información sobre actividades, noticias y un catastro de los recursos de apoyo disponibles para la comunidad estudiantil, tanto dentro como fuera de la universidad.

El sitio se divide en:

  • Psicoeducación: Artículos redactados por profesionales de distintas áreas que abordan  temáticas relacionadas al bienestar y el autocuidado. 
  • Noticias: Entrevistas, columnas de opinión y actualidad sobre temas relacionados a la salud mental. 
  • ActividadesRecopilación de las instancias comunitarias y eventos que buscan aportar en el desarrollo del bienestar en la vida universitaria.
  • Canales de ayuda: Recopilación de las redes de apoyo disponibles para estudiantes de la universidad y las formas de acceder a ellas.

Ivonne Ahlers, Directora de Salud Estudiantil, extiende el llamado a visitar el sitio: “Invito a los estudiantes de toda la Universidad a que nos visiten. Van a encontrar contenidos que los van a ayudar. No solo en temas sobre cómo prevenir la depresión, también respecto a hábitos de sueño, hábitos de estudio, entre otros. Por eso esperamos que participen activamente”.

Como parte de la colaboración con distintos actores, el sitio integra cápsulas audiovisuales y material proporcionado por el Núcleo Milenio para Mejorar la Salud Mental de Adolescentes y Jóvenes – Imhay, y del programa SanaMente de CNN Chile.

A su vez, la intención es que más profesionales se involucren en la creación de contenidos para la plataforma. De igual forma, se busca incluir activamente a la comunidad de estudiantes como agentes de su bienestar. Para ello, la DSE trabaja en la formación del primer grupo de Estudiantes Promotores de Salud Mental, quienes serán parte del comité de apoyo de la plataforma. Además, la invitación a colaborar está abierta y las personas interesadas podrán encontrar los datos de contacto en el mismo sitio.

NOTICIAS / Actualidad

La Dirección de Salud estudiantil planifica sus últimas intervenciones territoriales del año

Las actividades han permitido fortalecer el trabajo en conjunto con autoridades y organismos de la universidad, consolidando un modelo que busca impactar positivamente en la salud y bienestar de la comunidad.

Durante los primeros días de septiembre se realizó una nueva versión de las Ferias Comunidad Saludable de la Dirección de Salud Estudiantil (DSE), esta vez en el campus Juan Gómez Millas. La instancia formó parte de la planificación del segundo semestre, donde ya se fijó la fecha para las actividades que cerrarán el ciclo 2023, continuando con el objetivo de visitar los distintos territorios de la universidad con intervenciones desde un enfoque preventivo-promocional en salud.

Con la idea de informar sobre los recursos de apoyo disponibles, tanto académicos como de atención clínica, y empoderar a las y los estudiantes en su autocuidado, el equipo encargado de su desarrollo busca involucrar activamente a organizaciones estudiantiles, institucionales y externas en las instancias venideras. Además, algunos territorios han solicitado repetir la actividad en respuesta al éxito de la experiencia.

Comunidad Saludable en JGM

Gracias a la colaboración con la Dirección de Deportes y Actividad Física (DDAF), la actividad se llevó a cabo en el polideportivo JGM durante la jornada del miércoles 6 de septiembre. Además de coincidir con una de las jornadas de los Juegos Olímpicos Estudiantiles (JOE), se integró el testeo rápido de VIH gracias a la participación del grupo CHAIR.

En medio de la intensa lluvia, las y los asistentes participaron de una instancia que conjugó dos de los aspectos fundamentales para su bienestar: el deporte y el cuidado de la salud. A la espera de competir o apoyar en las diversas actividades programadas, pudieron visitar las intervenciones preparadas por profesionales de distintas especialidades disponibles en SEMDA y realizarse el exámen de detección de anticuerpos. 

A pesar de la experiencia de CHAIR realizando exámenes de VIH en distintas facultades y campus, fue la primera vez que se integró en las ferias de salud organizadas por la DSE, generando gran interés. Al respecto opinó Ricardo Soto, miembro fundador de la organización y parte de la comitiva que asistió a la actividad: “Aún con lluvia, identificamos un interés de las y los jóvenes por conocer su estado serológico. Siempre que participamos de este tipo de instancias tenemos los módulos llenos” comentó. A lo que agregó que “a pesar del miedo al pinchazo o a saber el resultado que les vamos a entregar, se lo toman con seriedad, hacen preguntas y son super participativos”.

Uno de los proyectos para las siguientes actividades y para la planificación 2024 es incluir este tipo de operativos en cada una de las ferias. Sobre la importancia de esta instancia y la forma en que se complementa con la entrega de información y elementos de prevención opinó Leonardo Chanqueo, jefe nacional de prevención y control del VIH/SIDA e ITS del Ministerio de Salud, comentando que “actualmente la población joven es prioritaria. Muchas veces hay dificultades de acceso a la salud, por estigma y discriminación, por tanto está es la forma de actuar en el territorio”.Complementó diciendo que “en el marco del trabajo intersectorial está contemplado el trabajo con universidades, en ferias y otras instancias, dónde se necesitan condones internos y externos, lubricantes, etc. Nosotros estamos para apoyar estás instancias”.

Próximas actividades

Durante el presente año académico la DSE ha realizado numerosas intervenciones en los distintos territorios de la universidad.  A las actividades generales se han sumado invitaciones a iniciativas locales y algunas acciones específicas sobre temas relevantes, como una feria de salud mental realizada en campus sur.  

Irma Ahumada, coordinadora de Comunidad Saludable, comenta que “hemos organizado estas actividades con el apoyo de facultades de los distintos campus, lo que ha sido una experiencia muy positiva. Nos ha permitido ser más visibles y acercar a las y los estudiantes el conocimiento que los profesionales de la DSE pueden ofrecer para el cuidado de su salud, y también nos ayuda a conocer las inquietudes y sugerencias del estudiantado, lo que enriquece nuestra labor y nos impulsa a seguir mejorando”.

Para los próximos meses está planificada la participación en una iniciativa local de la Facultad de Economía y Negocios (FEN), el martes 17 de octubre, y una segunda intervención en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo (FAU), que se realizará el miércoles 8 de noviembre. Además, se barajan fechas para visitar espacios pendientes como la Facultad de Artes Centro, donde un frente de mal tiempo obligó a suspender la actividad planificada.

Para finalizar el ciclo, se está trabajando en una nueva edición de la Feria de Salud del Campus Eloísa Diaz, actividad que se que se realiza hace años y que “ha resultado ser un espacio de encuentro, promoción y prevención muy exitoso”, comenta Ahumada. Esta vez se hará durante dos días, el 16 y 17 de noviembre, y se espera que sea la de mayor alcance. En su organización están involucradas las distintas facultades del campus y, hasta el momento, han confirmado su participación más de 30 organizaciones, entre actores locales, institucionales y externos. 

NOTICIAS / Actualidad

Universidades estatales y SENDA presentan modelo de culturas preventivas para comunidades de educación superior

A la actividad asistieron autoridades del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol y de las universidades que integran el Consorcio de Universidades del Estado de Chile (CUECh), además de estudiantes de diversas instituciones de educación superior. El documento, fruto de quince años de trabajo conjunto, se pondrá a disposición de los centros educativos con el propósito de contribuir al abordaje del consumo de sustancias y mejorar la calidad de vida estudiantil.

Este jueves 24 de agosto, en la Sala Ignacio Domeyko de la Casa Central de la Universidad de Chile, se realizó la ceremonia de presentación del Modelo culturas preventivas para la vida estudiantil. El evento fue encabezado por autoridades del Consorcio de Universidades del Estado de Chile (CUECh) y del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (SENDA), organismos encargados de su elaboración.

Pierina Penna, directora de Asuntos Estudiantiles de la Universidad de Valparaíso, inició la jornada destacando la evolución de esta alianza entre la red de universidades públicas y el servicio estatal, una colaboración que se ha extendido por cerca de 15 años. Luego, Josiane Bonnefoy Muñoz, vicerrectora de Asuntos Estudiantiles y Comunitarios de la Universidad de Chile, subió al estrado en representación de la Rectora Rosa Devés para dar la bienvenida como anfitriones del evento. “Es un tema que afecta e interesa a todos los actores involucrados en la comunidad estudiantil. La U. de Chile está comprometida con la salud y el bienestar de sus estudiantes, por eso queremos ser parte de la conversación y aportar desde nuestros saberes, con nuestros profesionales, y desde las experiencias de nuestros estudiantes para consolidar este modelo y seguir avanzando en el trabajo en conjunto”, expuso.

Posteriormente, Osvaldo Corrales, presidente del CUECh y Rector de la Universidad de Valparaíso, enfatizó que “esta acción responde a nuestro deber de contribuir al desarrollo de nuestra sociedad y particularmente de nuestras y nuestros estudiantes. Sabemos que el consumo de sustancias que pueden desarrollar adicción es algo de lo que nadie está exento y que, en el caso de los y las estudiantes, puede tener efectos muy negativos en sus vidas y trayectorias educativas”. 

Sobre el aporte del modelo, el Rector Corrales destacó la experiencia de las distintas casas de estudios buscando dar respuesta al problema en sus territorios y contextos propios, lo que sumado al trabajo interdisciplinario y en red permitió la elaboración de “un modelo orientado a convertirse en una herramienta de trabajo que proporcione una batería técnica en la materia y que dote a las instituciones de una mayor capacidad para anticiparse a las dificultades, generando acciones atingentes y oportunas”.

Modelo preventivo como guía 

Comparado con otros países de la región, Chile presenta uno de los índices más altos en consumo de sustancias, dónde la población joven es el principal grupo afectado. En este contexto, se materializó la creación de un modelo preventivo que busca sistematizar y compartir los conocimientos reunidos mediante años de trabajo coordinado entre profesionales involucrados directamente en la atención de estudiantes y que, durante este periodo, han desarrollado estrategias para evitar, retardar y disminuir los riesgos en las comunidades, privilegiando el fortalecimiento de los factores protectores en los distintos ámbitos de la vida del estudiantil.

Al respecto, Daniela Harris, de la Universidad Tecnológica Metropolitana y en representación de la Red de Fortalecimiento de la Vida Estudiantil, destacó que “esta propuesta no es un manual de procedimientos estrictos, por el contrario, el trabajo nacional y en red nos llama a respetar la historia de cada institución, la singularidad del perfil de ingreso, las distintas problemáticas sociales determinadas por el territorio donde la universidad está inserta y la manera en que esa comunidad defina el problema a resolver”. Junto a lo anterior, agregó que “las orientaciones técnicas para la implementación del modelo fomentan el involucramiento efectivo de toda la comunidad educativa, de todos los actores de la sociedad civil y organismos del estado”. 

El contenido del documento fue detallado por Luz María Muñoz Castillo, directora de Asuntos Estudiantiles de la Universidad Arturo Prat, y Lorena Contreras, psicóloga experta en consumo y con larga experiencia en el diseño de estrategias de prevención en centros de educación superior.

Dentro de los lineamientos y objetivos que se proponen en el documento, Muñoz planteó que “necesitamos preocuparnos del brazo de promoción, prevención y detección temprana. Dentro de los objetivos, buscamos acordar un marco interpretativo común sobre la concepción del tránsito del estudiante por la universidad, caracterizar factores de riesgo y promover su observación constante”. Por su parte, Contreras destacó algunas claves de acción propuestas en el modelo, como la necesidad de actualizar constantemente la caracterización de los estudiantes, para lo que es necesario “realizar diagnósticos institucionales, diseñar e implementar políticas y protocolos de detección temprana, incorporar estrategias de prevención basadas en la evidencia y rescatar la experiencia de cada territorio y de estos 15 años de trabajo”.

Para finalizar, Natalia Riffo, directora nacional de SENDA, destacó la importancia de este trabajo como hito de una colaboración que se ha extendido por más de una década, y que ha trascendido a los proyectos de los distintos gobiernos. “Hoy estamos entregando orientaciones. Ahora viene el trabajo de cada universidad para darle pertinencia territorial, no solo desde la institución, sino que también en los territorios que habitan las y los alumnos. La comunidad es el factor protector más importante al hablar de promoción, prevención y recuperación, donde pondremos a disposición la oferta de SENDA para acompañar esas trayectorias educativas y de vida”, declaró. 

Difusión y aplicación del modelo

Si bien el modelo fue generado gracias al esfuerzo y coordinación de las universidades del Estado, se espera que se ponga a disposición y sirva como guía para otras instituciones de educación superior a nivel país. El hito también contó con la asistencia de estudiantes, entre ellos, el grupo Vivo UV de la Universidad de Valparaíso, que aborda el consumo problemático en la institución. Posterior al lanzamiento, Camila Gómez, estudiante de trabajo social y representante del organismo, declaró que “nos parece una iniciativa pertinente. En nuestras acciones vemos que los jóvenes se interesan en el consumo, pero no saben cómo abordarlo ni regularlo. Por ejemplo, vemos que muchas personas no saben que tienen un problema y este modelo permite acercar la temática a las y los estudiantes”. 

La directora del SENDA también sumó palabras al cierre: “Valoramos el tremendo trabajo del CUECh para mirar las comunidades educativas como un factor protector, para generar orientaciones que permitan generar planes de culturas preventivas para abordar el consumo problemático en las universidades. Desde SENDA, apoyamos ese trabajo de larga data. Recibir estas orientaciones es muy potente pensando en seguir trabajando en torno a la prevención” cerró Riffo. 

El documento será puesto a disposición de las casas de estudio que componen la red de universidades públicas y se espera que sirva como base para avanzar en el desarrollo institucional de planes de acción al respecto. A su vez, la mesa de colaboración entre CUECh y SENDA seguirá trabajando para apuntar al desarrollo de políticas públicas que marquen lineamientos nacionales para afrontar este problema.

NOTICIAS / Entrevista

Desafíos y acciones frente al consumo de sustancias en los y las estudiantes de la U. de Chile

Conversamos con Lorena Contreras, psicóloga experta en adicciones, sobre las implicancias del consumo problemático en el contexto universitario y las acciones de la Dirección de Salud Estudiantil para enfrentarlo.

Respecto a otros países de la región, Chile muestra los índices más altos de consumo en sustancias como el alcohol, marihuana y cocaína. Esto según los últimos informes sobre el consumo de drogas en las Américas, elaborados anualmente por la Organización de Estados Americanos (OEA). Además, la tasa de mayor consumo se concentra en la población de estudiantes secundarios y universitarios, lo que interpela a las instituciones a tomar acción en el asunto.

Sobre esto conversamos con Lorena Contreras, psicóloga con máster en drogodependencias y larga experiencia en colaboración con instituciones públicas para el diseño de programas de intervención y formación en la temática, que hasta julio de este año se desempeñó como asesora del equipo de salud mental de la Dirección de Salud Estudiantil (DSE). Desde su experiencia y participación en intervenciones concretas nos ayuda a entender la importancia de abordar el problema, las acciones que se han realizado y el camino a seguir. 

Consumo en la educación superior

A los datos generales se suman los reunidos a nivel local por el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (SENDA), que en su “Segundo Estudio de Drogas en Educación Superior” expuso la realidad del consumo de sustancias en el grupo. Mediante la encuesta online a 26.155 estudiantes de educación superior de 43 universidades, institutos profesionales y centros de formación técnica de las 16 regiones del país, se confirmó la prevalencia del consumo en las tres sustancias mencionadas y la poca percepción de riesgo, sobre todo frente el consumo excesivo del alcohol.

Lorena, ¿Por qué es importante abordar el problema del consumo problemático de sustancias en el ambiente universitario?

Sabemos que en nuestro país hay una preocupación sobre el consumo de sustancias legales e ilegales, porque es particularmente alto. Encontramos una tendencia hacia el abuso del alcohol, en el tabaco hay una preocupación sobre el consumo de adolescentes y en marihuana la etapa juvenil es la más compleja. Además, la etapa universitaria es donde se produce el peak de consumo en cuanto a intensidad y también donde está la mayor cantidad de personas que consumen. Hay un uso más frecuente debido a que cada persona puede gestionar con mayor facilidad sus tiempos de estudio, trabajo, ocio y consumo.

Sin embargo, sabemos también que por la etapa de desarrollo, aún siendo jóvenes, están expuestos a mayor riesgo de desarrollar problemas más graves, entre ellos la adicción. Por eso es importante que las universidades y centros de formación tomen acción, ya que son la única institución que aún tiene capacidad de influencia en esta etapa de la vida y, por lo tanto, un gran poder para instalar un estilo de vida más saludable, alejado del consumo y que proteja el bienestar y la salud mental de los y las jóvenes.

¿Cuáles son los factores que pueden contribuir al consumo problemático en el contexto universitario?

En el ámbito del consumo de sustancias se habla de factores protectores y de riesgo. En su mayoría los factores de riesgo para el inicio de consumo de sustancias corresponden a factores ambientales; que haya consumo en el entorno o donde la persona vive, poca organización social y que existan normas favorables al consumo, osea, que esté validado o normalizado como algo positivo.

Si bien esto se puede plantear como un factor de riesgo para el inicio del consumo en una etapa más temprana, podemos ver que esos aspectos están presentes en el ambiente universitario. Hay consumo visible, transacción y oferta, incluso en forma de carteles a la vista de todos. Eso favorece que aquellos jóvenes que no se han iniciado en el consumo de sustancias o que quizás consumen drogas legales y han ido explorando, por ejemplo en la marihuana, consuman de forma más frecuente.

Por otra parte, sabemos que en la vida, y en particular en la etapa juvenil, es importante pasarlo bien con otros, juntarse y hablar sobre distintos temas, distraerse. La dificultad es que en esos espacios generalmente están cruzados por el consumo, pues en nuestro país hay una norma favorable para ello, como dicen los chiquillos “no hay carrete sin copete”, es decir, se hace parte de definir un ambiente de fiesta o disfrute.  Entonces, hay un elemento que los expone a un daño o riesgo en un espacio que es necesario para esa etapa, lo que se suma a la poca organización comunitaria, donde la vida diaria no está enriquecida y hay pocas oportunidades de cultivar áreas fuera del estudio, como los deportes, los hobbies, el pasarlo bien con otros fuera de la junta en torno a una chela

En ese sentido ¿Cómo inciden las vivencias personales?

Entre los factores de riesgo para el abuso de sustancias también influyen los problemas personales, los recursos psicológicos y familiares para enfrentar ciertas dificultades. Por ejemplo, sabemos que en algunas ocasiones una forma de regular el estrés es precisamente mediante el consumo de sustancias.

Entonces, se ha planteado que quienes abusan de sustancias presentan no solo variables ambientales, sino también factores personales que influyen en que esta relación sea problemática. Uno de los problemas que enfrentamos es que las personas no toman conciencia de la presencia de estos factores individuales hasta que ya tienen un problema. Cuando el consumo genera problemas y la persona se alarma puede que sea un poco tarde, que ya existan consecuencias negativas o se presenten indicios de adicción a alguna sustancia.  

¿Cómo puede afectar a los estudiantes el consumo problemático?

Los principales problemas asociados al consumo son de salud mental, que además interactúan con otros problemas de salud mental, por ejemplo, se ha estudiado la relación del consumo de marihuana con los síntomas depresivos; muchas veces los exacerban o bien se confunden los efectos a largo plazo. Las personas que la consumen de manera regular y durante mucho tiempo pueden presentar ciertas alteraciones de la vivencia y de la conducta que pueden parecer depresión, pero en realidad son efecto de este consumo intenso y frecuente.

En el rendimiento académico hay distintas formas de verlo. Muchas veces el abuso de ciertas sustancias, como por ejemplo el alcohol, implica días de recuperación, de resaca y de estar como agotados, cansados y con sueño, son días no productivos en donde es difícil estudiar. Baja la capacidad de concentración, tienen menos energía, menos motivación. 

Teniendo en cuenta el rango etario ¿es importante el componente financiero?

Es frecuente que no se considere el costo económico asociado al uso de sustancias, porque hay algunas que son muy baratas, pero otras que no. Sabemos que nuestros estudiantes tienen un presupuesto acotado, son personas que difícilmente pueden trabajar, no siempre las familias pueden apoyarlos o mantenerlos para que puedan dedicar su tiempo a estudiar. 

Esto pensando no sólo en sustancias poco frecuentes como cocaína, tussy, sino también en las más frecuentes, como el alcohol, el tabaco, la marihuana. Por ejemplo, en el consumo de tabaco se puede calcular un gasto anual de alrededor de 300 mil pesos, entonces vale la pena darle una vuelta, preguntarse “¿Cuánto gasto en consumo por fin de semana?”, pueden ser entre 20 mil o 40 mil pesos que son necesarios para cubrir otras necesidades. 

Esto sin considerar que aquellas personas que tienen una relación más adictiva con la sustancia muchas veces se endeudan, porque el nivel de consumo no puede ser solventado por su propio presupuesto. 

Intervenciones preventivas

Intervención campus JGM

Durante tu colaboración ¿Cuál ha sido la postura de la institución?

Podría decir que en su mayoría las autoridades están preocupadas por el consumo que se observa en los distintos campus de la universidad. El solo hecho de que haya consumo implica una exposición a posibles eventos adversos: accidentes, peleas o algún grado de sobredosis. Situaciones que son peligrosas para los y las estudiantes.

Pero, quizás más importante, es observar que en las intervenciones que realizamos en formato de ferias hemos logrado percibir el alto interés que tienen los mismos estudiantes por recibir información, por mirar su propia relación con el consumo y poner atención a los indicadores de riesgo. 

¿Los y las estudiantes se interesan por el tema?

Si, personalmente me ha llamado la atención la cantidad de estudiantes que se han acercado a contarme de su relación con la marihuana y la preocupación por la forma en que están consumiendo, preguntando de qué manera podrían cuidarse o disminuir la posibilidad de “quedarse pegados/as”, lo que desde nuestra perspectiva es desarrollar una adicción. 

¿Qué acciones se están tomando al respecto? 

Existen intervenciones específicas con instrumentos que hemos usado en las ferias. Uno de ellos es el AUDIT, un instrumento screening que mediante muy pocas preguntas categoriza el nivel de riesgo en el patrón de consumo de alcohol de la persona y permite indicarle sobre los síntomas de un posible inicio de adicción. 

Ese resultado es acompañado de una consejería, pues hemos visto que para el alumno es interesante saber que su patrón de consumo actual es de bajo riesgo y que, por lo tanto, debe mantenerlo en ese rango o, cuando hay un consumo de riesgo intermedio, recibir la invitación a disminuir la cantidad o la frecuencia de consumo, para protegerse de desarrollar una adicción. 

¿En qué consisten estas consejerías?

Las consejerías son intervenciones breves, en general una conversación de entre 30 a 50 minutos, Aunque dependiendo del caso pueden ser un poco más largas, llegando a dos o tres sesiones. 

Lo que buscan es mostrarle al alumno el nivel de riesgo que tiene su consumo, para lo que usamos instrumentos como el mencionado AUDIT para el alcohol. Hay otro instrumento específico para marihuana y tenemos uno para el uso de cualquier droga. Se trata de instrumentos validados para población chilena, usados y recomendados por instituciones internacionales, por lo tanto son bastante confiables.

En base a ellos, lo que se hace es preguntar al estudiante sobre sus consumos, para decidir el instrumento a usar, luego se aplica, lo que toma entre 5 o 10 minutos, para posteriormente hablar acerca de los resultados, poniendo a disposición distintos recursos, redes de apoyo y derivación según necesidad, nivel y tipo consumo.

Camino por seguir 

En tu experiencia, ¿estás acciones internas van de la mano con lo recomendado?

Basado en evidencia y fundamentado en experiencia nacional, las principales estrategias recomendadas para la prevención del consumo de sustancias en contextos universitarios van en dos líneas:

Por una parte está la intervención breve, lo que menciono que hemos empezado a hacer en la universidad, mediante el uso de instrumentos de tamizaje que categorizan el riesgo y la posterior consejería.

Y por otra, el desarrollo de políticas preventivas. Considero que la Universidad debería trabajar en ello, es decir, que observe de qué manera pueden incorporarse prácticas, protocolos y estrategias de prevención a nivel institucional. Primero unificando un discurso de convencimiento y enfático respecto de que cualquier consumo de sustancias es de riesgo para la salud mental y bienestar, que muchas veces puede atentar contra la trayectoria académica, afectando el rendimiento.

Para eso es importante generar mesas de trabajo y diálogo con todos los estamentos, pero principalmente con los y las  estudiantes. Sentarse a conversar y a compartir su percepción respecto al uso de sustancias, las características propias de los distintos contextos y en conjunto definir cuáles serían las principales estrategias para abordarlo. En eso los estudiantes deberían ser clave para decidir cómo hacerlo.

¿Cuáles son las redes de acción y asistencia a nivel nacional?

El Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (SENDA) tiene un curso disponible para las universidades que se puede instalar a nivel de cursos de formación general. Está orientado a generar un espacio inicial para reflexionar sobre el uso de sustancia y poder identificar algunas estrategias de autocuidado e indicadores de riesgo en el propio estudiante que hace el curso. 

Por otra parte, el fono ayuda (#1412) es una alternativa muy positiva. Son personas que atienden el teléfono las 24 horas, profesionales capacitados para orientar sobre dónde pedir ayuda, pero también para entregar información. Están capacitados para hacer estas intervenciones breves y pueden ayudar a la persona a identificar el nivel de riesgo y los pasos a seguir más adecuados para ese nivel.

Finalmente, a nivel país, el Consorcio de Universidades del Estado de Chile (CUECH) tiene un convenio con SENDA hace casi 15 años. En los próximos meses se va a desarrollar el lanzamiento de una propuesta de política pública para el estado, que propone un modelo de cultura preventiva, estrategias y recomendaciones para instituciones de educación superior respecto al consumo de drogas desde una perspectiva amplia. 

La Universidad de Chile ha tenido una participación relevante en el desarrollo del documento que sistematiza la experiencia de este consorcio durante los últimos 15 años y, además, hace un zoom específico en cómo abordar el autocuidado y promoverlo en relación al uso de sustancias, disminuir el riesgo en el uso de sustancias y cómo ayudar a los estudiantes a detectar su consumo cuando es riesgoso, así como los canales de ayuda respectivos.

NOTICIAS / Opinión

Desafiando Barreras: El potencial de las herramientas digitales en el cuidado de la salud mental

Antonio Salinas, Magister en Psicología Educacional y Conector de Salud Mental de la Red de Salud Digital de las Universidades del Estado, nos entrega su opinión sobre estas iniciativas.

No hay salud sin salud mental, es una poderosa frase que cada vez que se expresa amplifica el mensaje acerca de la relevancia del cuidado y la protección de la salud mental. Mensaje que es necesario continuar enunciando y extendiendo debido a que existe desinformación, mitos y a veces indolencias, respecto a la aflicción que conllevan los problemas y trastornos de salud mental en quienes lo sufren, y por simpatía, en quienes les rodean y quieren. 

Este mensaje es importante para las comunidades que conforman las universidades. En estas comunidades, paulatinamente la salud mental ha pasado desde el interés de un pequeño nicho de estudiantes, funcionarios/as y académicos/as, a ser parte de una conversación más abierta y transversal. Una conversación en la que se reflexiona sobre la salud mental en conjunto con otras características relevantes de la cultura y vida universitaria, como la convivencia, las prácticas de enseñanza-aprendizaje y las condiciones del entorno social más amplio del cual somos parte.

Dialogar de salud mental dentro de las universidades, informando este diálogo con los estudios y las experiencias locales, es en sí mismo, un recurso y factor de protección para la salud mental de la comunidad. Más aún, es una base necesaria para elaborar estrategias con sentido, efectivas y comunitarias. Cuando reconocemos que el problema es transversal y los desafíos por resolver son compartidos, como se ha evidenciado en estudios de carácter local e internacional (1,2) bien podemos abogar por respuestas de carácter comunitario y sistémicas. 

Desde la Red de Salud Digital de las Universidades del Estado (RSDUE, www.rsdue.cl), organización compuesta por 14 universidades del estado, nos hemos planteado el propósito de apoyar las estrategias de salud basadas en tecnologías de la información y comunicaciones. En este contexto, uno de nuestros pilares es colaborar en el cuidado de la salud mental de los/as estudiantes que son parte de nuestras comunidades universitarias. 

El entorno digital nos ofrece una apertura a recursos informativos y promocionales de salud mental, en formatos amigables, cercanos y de fácil difusión y acceso. Cuando estos recursos se encuentran fundamentados en evidencias o en consensos científicos, resultan útiles para fortalecer la salud mental de quienes los incorporan en su día a día, en su vida cotidiana.

Lo anterior resulta significativo, ya que estudios han señalado que el desconocimiento de nuestra salud mental es un factor que influye negativamente en el reconocimiento de los problemas, y la consecuente e importante búsqueda de ayuda (3). Aprender de salud mental, nos puede ayudar entonces a cuidarnos y también a cuidar de otro/as.

Nuevas herramientas, plataformas y aplicaciones digitales de salud mental emergen constantemente y nuestro llamado es a vigilar su calidad y nuestro propio consumo de información, sospechando de aquella que no incorpora fundamentos o evidencias. Los mitos y la desinformación relacionada con salud mental, puede conducir a acciones contraproducentes y ser perjudiciales, sosteniendo o profundizando las aflicciones. Mientras esto no sea abordado por un marco normativo, la sugerencia es utilizar el pensamiento crítico frente al mar de información existente y recurrir a información de calidad, proveniente de fuentes y medios confiables.

De forma complementaria, situados en el campo de las tecnologías de la información y las comunicaciones, existen estrategias de apoyo, acompañamiento y tratamiento de salud mental. 

Actualmente, hay recursos a los cuales los/as estudiantes pueden acceder de manera simple. Por ejemplo, está disponible el chat “Hablemos de todo” del INJUV (4), que ofrece apoyo psicológico para jóvenes de entre 15 y 29 años, al que se puede acceder desde la página web del programa.

También se encuentran disponible el fono de apoyo del Ministerio de Salud, Salud Responde (5), en el cual se cuenta con psicólogos/as que pueden entregar orientación profesional. Se puede acceder a esta orientación marcando 600 360 7777, opción 2. Este mismo ministerio cuenta también con una línea de prevención del suicidio (6), disponible las 24 horas, dirigida a personas que estén enfrentando una emergencia o crisis de salud mental asociada al suicidio. Se accede discando *4141 en el celular.

Estás herramientas permiten acceder a más servicios, de forma oportuna, disminuyendo algunas de las barreras de acceso que se presentan cuando se busca ayuda u orientación en salud mental. Sin embargo, hay al menos una barrera que se sostiene, invisible pero resistente, y es el estigma que ha revestido la salud mental históricamente, esta barrera que evita que algunas personas que requieren apoyo se sientan tranquilas buscándolo, una barrera que es importante disminuir en conjunto, ya que se reproduce en nuestro espacio de interacción, en nuestras palabras y acciones cotidianas. Nuevamente, aprender de salud mental es una manera de disminuir estas barreras que subsisten en los mitos y la desinformación.

Desde la RSDUE, hemos preparado una serie de cápsulas con consejos, de estudiantes y para estudiantes, en colaboración con nuestros/as académicos/as expertos/as, acerca de cómo cuidar nuestra salud mental en la universidad, las que se encuentran disponibles en nuestra plataforma (7). En un futuro cercano aportaremos al ecosistema de salud mental digital con más contenido, además de actividades digitales promocionales y preventivas, abiertas a la comunidad estudiantil de las universidades que conforman la red.

Para terminar, me permito reproducir algunas palabras del presidente Boric en su cuenta pública del año 2023: “Nadie sabe el dolor que una persona puede cargar por dentro. Enjuiciémonos menos y escuchémonos más. Mirémonos a los ojos con empatía y cariño”. Que está invitación del presidente nos ayude a sostener en las prácticas formativas y relacionales, que son piedras angulares del sentido de la universidad y academia, una relación de empatía y concordia basada en la confianza y el respeto.

Fuentes:

  1. Martínez, P.,0 Jiménez-Molina, Á., Mac-Ginty, S., Martínez, V., Rojas, G. (2021). Salud mental en estudiantes de educación superior en Chile: una revisión de alcance con meta-análisis. Terapia psicológica, 39(3), 405-426. https://dx.doi.org/10.4067/S0718-48082021000300405
  2. Auerbach, R. P., Mortier, P., Bruffaerts, R., Alonso, J., Benjet, C., Cuijpers, P., Demyttenaere, K., Ebert, D. D., Green, J. G., Hasking, P., Murray, E., Nock, M. K., Pinder-Amaker, S., Sampson, N. A., Stein, D. J., Vilagut, G., Zaslavsky, A. M., Kessler, R. C., & WHO WMH-ICS Collaborators (2018). WHO World Mental Health Surveys International College Student Project: Prevalence and distribution of mental disorders. Journal of abnormal psychology, 127(7), 623–638. https://doi.org/10.1037/abn0000362
  3. Furnham, A., & Swami, V. (2018). Mental health literacy: A review of what it is and why it matters. International Perspectives in Psychology: Research, Practice, Consultation, 7, 240-257. https://doi.org/10.1037/ipp0000094
  4. https://hablemosdetodo.injuv.gob.cl
  5. https://saludresponde.minsal.cl
  6. https://portalsaluddigital.minsal.cl/4141-linea-prevencion-del-suicidio
  7. www.rsdue.cl/salud-mental

Autor

Ps. Antonio Salinas

Magíster en Psicología Educacional y Conector de Salud Mental en la Red de Salud Digital de las Universidades del Estado

NOTICIAS / Actualidad

La Dirección de Salud celebra su sexto aniversario consolidando su compromiso con el bienestar estudiantil

La Dirección de Salud Estudiantil (DSE) fue creada con el objetivo de proponer y ejecutar políticas universitarias en temas de salud, vincularse con entidades internas y externas, además de gestionar la atención médica para estudiantes a través de SEMDA. En sus seis años de existencia se ha convertido en un pilar fundamental para ejecutar acciones que buscan ser un aporte en el bienestar y calidad de vida de los y las estudiantes de la U. de Chile.

El 25 de julio de 2017 se creó la Dirección de Salud Estudiantil (DSE) como parte de la Vicerrectoría de Asuntos Estudiantiles y Comunitarios (VAEC). Desde un comienzo se planteó que una de sus principales tareas sería gestionar el Servicio Médico y Dental de Alumnos (SEMDA), organismo que durante 90 años de existencia se ha encargado de proveer atención médica y dental para los y las estudiantes de la Universidad de Chile, pero que hasta ese momento no contemplaba incidir en otros ámbitos relevantes para la salud y el bienestar en el contexto de la vida universitaria.

Mantener y mejorar este servicio, además de planificar y ejecutar actividades de promoción y prevención a través de la educación, vinculando mediante estas acciones a distintas organizaciones y estamentos de la universidad, así como con actores externos, ha sido un eje central de la gestión en estos seis años de la dirección. La administración de los directores y directoras que la han liderado es muestra del compromiso de la universidad con la salud de sus estudiantes, en especial a la hora de responder ante los problemas que han tomado relevancia durante este periodo. 

Pamela Díaz-Romero, Vicerrectora (s) de Asuntos Estudiantiles y Comunitarios, confirma esto comentando que “durante estos seis años la Dirección de Salud ha trabajado en diversas áreas. Se ha avanzado en la elaboración de planes y programas que permitan una mejor calidad de vida de toda la comunidad universitaria, especialmente  durante este último año, relacionados con el cuidado de la salud mental. En este sentido, desde la vicerrectoría queremos impulsar la promoción y el autocuidado como pilares para la construcción de entornos saludables dentro de la Universidad”. 

Estas palabras cobran relevancia al tomar en cuenta que, durante su corta vida, la DSE ha tenido que responder ante importantes procesos sociopolíticos a nivel nacional, la crisis sanitaria provocado por el Covid-19 y la actual pandemia de problemas relacionados a salud mental, donde la población de estudiantes de educación superior ha sido uno de los grupos más afectados.

Gestiones orientadas al bienestar estudiantil

En sus seis años de historia, la DSE ha contado con dos directores y tres directoras: El Médico Cirujano Pedro Crocco fue el primero al mando, desempeñándose entre agosto de 2017 y mayo de 2018. Posteriormente asumió la también Médico Cirujana y Magíster en Salud Pública, María Ximena Luengo, entre junio de 2018 y marzo de 2020. A ella le sucedió el Periodista y Prof. Asoc. José Miguel Labrín, como director subrogante entre abril y diciembre de 2020. Luego fue Viviana Guajardo, médico Psiquiatra, quién lideró el espacio desde inicios de 2021 hasta abril de 2023, fecha en que asumió la Enfermera y Prof. Asoc. Ivonne Ahlers, actual directora.

Alejandra Gajardo, funcionaria administrativa con 30 años en la institución, vivió el cambio que significó la creación de la dirección. En su experiencia “cada director y directora que ha pasado ha demostrado un compromiso con el desarrollo del servicio médico para alumnos, mejorando la dotación de profesionales, obteniendo recursos para mejoras estructurales y modernizando el servicio”. A esto agrega que “la figura de la dirección ha permitido visibilizar las necesidades en salud de los estudiantes entre las autoridades de la universidad, logrando importantes avances en su corto tiempo de existencia”.

La Prof. Ahlers asumió el cargo con el desafío de concretar varias iniciativas planteadas por las direcciones anteriores, pero también con la idea de continuar consolidando la figura del organismo a nivel institucional, promoviendo el diálogo con autoridades y la ejecución de acciones en conjunto con las distintas facultades y espacios de la universidad. 

En palabras de la actual directora “este centro de salud ha ampliado su quehacer histórico. Ya no solo se preocupa de los problemas de salud físicos, psíquicos y odontológicos, sino que, como dirección, hemos definido un gran eje de acción que impulsa el desarrollo de estrategias comunitarias cuyo objetivo es la prevención de daños específicos a la salud y promoción de la salud y el bienestar estudiantil. Esto se realiza desde un punto de vista holístico e integral, potenciando factores protectores que nos lleven a minimizar aquellos factores de riesgo presentes en las personas y comunidades”.

Seis años de crecimiento

Desde su creación, la DSE ha impulsado una serie de acciones y proyectos que han sido clave para fortalecer la salud estudiantil en la Universidad de Chile. De igual forma, ha tenido un importante rol al dar respuesta ante situaciones a nivel país, que afectan a los estudiantes de la universidad.

Por ejemplo, durante el estallido social se tomó la decisión de colaborar con organizaciones estudiantiles mediante la donación de insumos que pudieran servir para labores de primeros auxilios. Así mismo, se atendió a estudiantes que sufrieron distintos tipos de traumas durante las manifestaciones. 

La contratación de nuevos profesionales de la salud para distintas áreas también ha sido un constante de todos los procesos directivos, fortaleciendo el acceso a la atención. Esto ha ido de la mano con la conformación de equipos destinados al desarrollo de iniciativas territoriales y digitales orientadas a la promoción y prevención en salud. 

En ese sentido, la salud mental ha sido uno de los principales focos de interés, sobre todo durante y luego de la crisis sanitaria de covid-19. En un principio, y ante la imposibilidad de tener atenciones presenciales, se fortaleció el equipo de psicología, continuando el apoyo y acompañamiento de forma remota, lo que se complementó con la habilitación de canales digitales para la difusión de información

Promoviendo la salud estudiantil: Acciones que marcan la diferencia

Luego de la pandemia se ha visibilizado una preocupante situación respecto a la salud mental en general. Como respuesta a esto se ha fortalecido el equipo de salud mental comunitaria, así como los distintos dispositivos de atención clínica. Recientemente la universidad fue anfitriona en el lanzamiento del plan gubernamental de trabajo intersectorial en salud mental para estudiantes de educación superior, dónde la DSE tendrá un lugar preponderante como parte de la mesa de trabajo. 

Sobre estas acciones, la Prof. Ahlers comenta que “la dirección de salud ha definido un modelo de atención escalonada o piramidal que nos permite priorizar la atención en temas de salud mental. Del mismo modo estamos haciendo esfuerzos por articular la red de atención de salud de la Universidad, no solo desde lo administrativo, sino que desde los aspectos técnicos y de modelo de atención”. 

A esto agrega una mención a Conciencia Saludable, proyecto que luego de años de trabajo está próximo a ser estrenado y que se espera sea un gran aporte en la temática.“Estamos ad-portas de lanzar una plataforma digital de salud mental que tendrá información de salud, talleres, cursos de formación general, mecanismos de atención del servicio de salud estudiantil” remata. 

Sumado a estas acciones, se encuentra la implementación de una ficha electrónica que actualmente permite la intercomunicación de los profesionales en los distintos centros, así como un mejor seguimiento del proceso de atención de los y las estudiantes. Junto con esto se habilitó una plataforma de agenda online para agilizar la toma de horas. 

Además, se ha fortalecido el equipo denominado “Comunidad saludable” que ha enfrentado los desafíos de poner en marcha ferias de salud en todos los campus de la universidad, avanzar en el diseño de una propuesta de política universitaria para salud mental y comenzar a diseñar una planificación para implementar la formación de alumnos mediante la metodología de pares. “Para desarrollar este trabajo, la DSE cuenta con un equipo multidisciplinario que trabaja con un alto grado de compromiso profesional e institucional, pero por sobre todo un compromiso con el bienestar de los estudiantes” declara la actual directora.

La DSE celebra su sexto aniversario posicionándose como principal referente en materia de salud para la comunidad universitaria. A lo largo de estos seis años, ha demostrado su capacidad para generar un impacto positivo en la vida de los y las estudiantes, liderando acciones que abarcan diversos ámbitos y problemáticas, tanto actuales como históricas. Con la mirada puesta en el bienestar estudiantil, la DSE se prepara para enfrentar nuevos desafíos, fortaleciendo su compromiso de promover una cultura de salud integral y brindar respuestas efectivas a las necesidades cambiantes de nuestra comunidad universitaria. 

Logo Conciencia Saludable
Logo DSE Logo VAEC

Síguenos en las redes

Contáctanos: concienciasaludable@uchile.cl

2023, Universidad de Chile